Cuando un trabajador sufre un accidente de trabajo, se pueden dar varias situaciones que necesiten una respuesta jurídica:

            En primer lugar, quizá necesite ayuda para gestionar su incapacidad temporal, pues muchas veces la mutua o el INSS le dan el alta médica de su incapacidad antes de que esté recuperado, por lo que, de ser así, habría que impugnar esa alta médica.

            Si las dolencias que ha padecido como consecuencia del accidente le causan unas limitaciones permanentes y graves para realizar su trabajo (o incluso todo tipo de trabajo), podría tener derecho a la prestación de incapacidad permanente. Esto significa que puesto que no podría trabajar, recibiría una cantidad dineraria mensual y vitalicia a cambio de esa imposibilidad para trabajar.

            Si el accidente se ha producido por una falta de medidas de seguridad, habría que reclamar a la Inspección de Trabajo el recargo de prestaciones por falta de medidas de seguridad. Eso significa que todas las prestaciones de la Seguridad Social que se generen como consecuencia del accidente (incapacidad temporal, incapacidad permanente, viudedad, orfandad, etc) se incrementarían en un % (entre el 30 y el 50%), por lo que dicha prestación se vería muy aumentada.

            A veces tras el accidente la empresa empleadora decide despedir al trabajador, por lo que podría ser necesario impugnar dicho despido, en el caso de considerarlo injustificado.

            Habría que revisar el Convenio Colectivo que le era de aplicación para ver si tendría derecho a alguna prestación (complemento en la incapacidad temporal que reciba, indemnización por el accidente, fallecimiento) y reclamarla a su empresa.

            Además, si el accidente ha tenido el resultado del fallecimiento del trabajador accidentado esto daría lugar a varias situaciones para sus herederos, como serían el poder reclamar una prestación de la Seguridad Social (viudedad, orfandad) así como adjudicar su herencia y liquidar el impuesto de sucesiones.

            Por último, y no menos importante, podría generarse el derecho a percibir una indemnización por responsabilidad civil por los daños, lesiones e incluso el fallecimiento del trabajador accidentado. Esta indemnización se podría obtener de forma amistosa o a través de un procedimiento judicial, procedimiento que podría seguirse en la vía penal o en la vía civil.

            Como veis, un accidente de trabajo puede tener muchas consecuencias en distintos ámbitos del derecho, como son el laboral, Seguridad Social, penal, civil, tributario. En Pérez Alonso Abogados-Mediadores podemos gestionar todas estas cuestiones y dar una respuesta unitaria a todas ellas, evitando así la intervención de distintos abogados, lo cual encarecía mucho la intervención letrada, pues todas ellas están interrelacionadas y si se gestionan por un único profesional se conseguirá un mejor resultado global.

Si necesitas ayuda